The Power de Naomi Alderman

2972

 

Creo que me va a gustar ese “mundo dominado por hombres” del que hablas. Seguro que sería más amable, más atento y -¿puedo decirlo?- un mundo más sexy que el que vivimos.

The Power es una novela de ciencia ficción, una distopía feminista, escrita por Naomi Alderman y publicada en España por Roca Editorial en 2017 con el aval de la prestigiosa Margaret Atwood.

La novela se plantea en dos planos narrativos: un relato marco en el que un novelista entrega su manuscrito a una editora para su valoración y el propio manuscrito.

La historia del novelista se sitúa en un futuro muy lejano en el que los roles de género están subvertidos con respecto a los tradicionales del heteropatriarcado y en el que los vestigios de una situación diferente han sido borrados de los anales de la historia. Este hombre presenta, con ciertas reservas, su manuscrito en el que de forma novelada pretende dar visibilidad a ciertas teorías no admitidas por el discurso dominante  sobre el origen de la opresión femenina sobre los hombres.

Su novela se sitúa en tiempos actuales, que podemos reconocer por el uso de las tecnologías y las redes sociales. Es un remotísimo pasado, tiempos casi míticos para los personajes del relato marco. Repentinamente, se despierta en las adolescentes una especie de superpoder que les permite generar descargas eléctricas a través de las manos y que las convierte en criaturas extremadamente peligrosas ya que son capaces de infligir un tremendo dolor e incluso causar la muerte. Las niñas que nacen a partir de ese momento también lo poseen y, además, es posible despertarlo en las mujeres adultas.

La narración se plantea como una cuenta atrás desde el momento en que surge esta capacidad eléctrica en las adolescentes hasta el cambio total del poder establecido ahora en manos de las mujeres. El proceso se prolonga durante una década.

Resulta muy interesante observar las distintas soluciones que se ofrecen por parte de la sociedad y de las autoridades ante las mujeres eléctricas: ¿Aniquilarlas? ¿Someterlas? ¿Utilizarlas con fines bélicos? ¿Curarlas? También el uso que las mujeres dan a su nueva capacidad: liberación de situaciones de opresión, violencia gratuita, venganza, … Las explicaciones al fenómeno oscilan entre la religión y la trascendencia (un milagro producido por una diosa primordial con el fin de terminar con una situación de injusticia) y la ciencia y el materialismo (residuos tóxicos).

El tema de la curación es muy significativo, ya que esta nueva capacidad se interpreta como una enfermedad, como una desviación patológica de la norma. Los métodos que se utilizan son muy dolorosos y en la mayor parte de los casos conducen a la muerte de quien los sufre. Evocan los tratamientos, inaceptables a nuestros ojos, que se han venido utilizando durante décadas para curar la homosexualidad o la histeria femenina.

Lo más interesante de la novela lo encontramos en el epílogo, una serie de cartas entre el novelista y su editora sobre el manuscrito. Encontramos aquí todos los prejuicios de género subvertidos, todas las ideas preconcebidas sobre hombres y mujeres invertidas, todo el sometimiento femenino sufrido ahora por los hombres. Precisamente este hecho es el que hace terrorífica y distópica esta novela. El feminismo no busca la dominación de las mujeres sobre los hombres sino una igualdad entre seres humanos, superando los estereotipos de género. Sirve, sin embargo, para realizar una reflexión ética sobre los prejuicios absurdos en los que se fundamenta la dicotomía femenino/masculino. La frase que cierra el libro es aterradora.

Si tengo que ponerle un pero a la novela es su estilo, algo pobre y, a veces, casi descuidado. Predomina de manera un tanto desequilibrada el fondo sobre la forma, lo que la aleja de la calidad literaria de las novelas de su mentora, Margaret Atwood o de Ursula K. Le Guin, también presente en los agradecimientos.

Dificultad

Es un libro sencillo, de lectura ligera. Te gustará si te interesa la cuestión de género. Adecuada para Bachillerato.

¿Cómo llegué a este libro?

The Power me asaltó mientras curioseba los anaqueles de una librería. Llamó mi atención su llamativa portada donde destacaba el nombre de una de mis escritoras favoritas, Margaret Atwood. Como estaba disponible en Nubico pude comenzarlo enseguida y no me duró más de dos asaltos. Las largas tardes de verano en la piscina son un momento excelente para entregarse a la lectura. ¿No es verdad?

Me ha gustado The Power. ¿Ahora qué?

Te propongo ir un poco más allá y sumergirte en el tremendo Cuento de la criada de Margaret Atwood.

Anuncios

2 comentarios

  1. ¡Hola! La verdad es que tras leer tu reseña, parece interesante, al menos argumentalmente. Luego el tema de que el estilo no sea muy cuidado, ya es otra historia.

    Hace poco leí El cuento de la criada y la verdad es que me gustó mucho y me pareció muy interesante. También en este estilo, aunque no feminista, he leído 1984 y Fahrenheit 451. Todos ellos aterradores.

    Del libro que nos ocupa destaco el hecho de que se invierta (por lo que he entendido) la supremacía y el poder pase a las mujeres (literalmente), aunque esta premisa es peligrosa porque las pocas veces que la he visto se limita un poco a invertir la opresión sin inventar nada nuevo. Me explico, en una sociedad con dominancia de la mujer sobre el hombre, “puta” no sería un insulto, o jamás habría una norma restrictiva en cuanto a la reproducción, puesto que serían cuestiones que impactan a la parte dominante de la población… Y creo que eso es muy difícil de plasmar, puesto que esa sociedad, no existe ni parecida en ningún lugar del mundo (que yo sepa) .

    Me ha parecido interesante y tal vez lo lea algún día. Me lo apunto. 🙂

    Saludos.

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tu comentario. Creo que te va a gustar la forma en que se plasma la inversión de los roles de dominación de los que hablamos. Efectivamente, no me consta que se haya dado en ningún lugar del planeta; sin embargo, verlo planteado de esta forma muestra lo absurdo de los prejuicios sobre los que se fundamenta la construcción tradicional de género.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s